Saltar al contenido →

Aneurisma de vasos cerebrales

Un aneurisma de los vasos cerebrales es una expansión de uno o más vasos del cerebro. Esta condición siempre se asocia con altos riesgos de muerte o discapacidad del paciente en caso de que se rompa un aneurisma. De hecho, un aneurisma es una protrusión de la pared vascular que ocurre en un área particular del cerebro. Un aneurisma puede ser congénito y puede desarrollarse durante toda la vida. Al mismo tiempo, daña la integridad de los vasos sanguíneos y a menudo conduce a una hemorragia cerebral. Son la principal amenaza no solo para la salud sino también para la vida humana. Como regla, una ruptura de aneurisma ocurre en personas de 40-60 años.

Dado que el diagnóstico de un aneurisma de vasos cerebrales se asocia con ciertas dificultades, el grado real de su prevalencia entre la población es difícil de determinar. Sin embargo, las estadísticas son tales que para 100 000 personas, un aneurisma está presente en 10-12 de ellas. Las autopsias post mortem muestran que los aneurismas que no provocaron una ruptura de la arteria cerebral no se diagnosticaron en un 50% durante la vida humana. Se descubren por casualidad, ya que no dan ninguna sintomatología.

Sin embargo, la principal amenaza de un aneurisma fue y sigue siendo la ruptura de un vaso con una hemorragia en el cerebro. Esta situación requiere atención médica urgente, que no siempre es efectiva. Las estadísticas severas son tales que, en el contexto de la hemorragia subaracnoidea, el 10% de los pacientes muere casi instantáneamente, incluso antes de que los médicos tengan la oportunidad de proporcionarles primeros auxilios. Otro 25% de las personas muere el primer día, y hasta el 49% muere dentro de los primeros tres meses después de la hemorragia cerebral. Resumiendo el resultado triste, podemos decir que la frecuencia de muertes en el contexto de la ruptura de aneurismas cerebrales es igual al 69%. Y la muerte de los pacientes ocurre más a menudo en las primeras horas o días después del accidente cerebral ocurrido.

A pesar del alto desarrollo de la ciencia médica, el único método para tratar los aneurismas de los vasos cerebrales sigue siendo una operación. Sin embargo, incluso no da el 100% de protección contra la muerte. Sin embargo, el riesgo de muerte de una persona por una ruptura súbita de un aneurisma en comparación con el riesgo de muerte durante o después de la cirugía sigue siendo de 2 a 2,5 veces mayor.

En cuanto a los países donde el aneurisma de los vasos cerebrales es más común, los líderes en este sentido son Japón y Finlandia. Si recurres al sexo, los hombres sufren esta patología en 1,5 veces menos. Las mujeres son tres veces más propensas a tener protuberancias gigantes. Los aneurismas muy peligrosos para las mujeres en la situación.

¿Qué conduce a la formación de aneurismas cerebrales?

  • La inflamación transferida de los sobres cerebrales es meningitis. En el contexto de la enfermedad en sí, es difícil identificar los síntomas de un aneurisma, ya que la condición de una persona sigue siendo grave. Después de que se trata la meningitis, pueden existir defectos en las paredes de los vasos cerebrales, que en el futuro conducirán a la formación de un aneurisma.
  • Lesiones de la cabeza, que provocan la estratificación de las paredes vasculares.
  • La presencia de una enfermedad sistémica. El peligro es la endocarditis bacteriana, la sífilis no tratada y otras infecciones que, con el flujo sanguíneo, alcanzan los vasos del cerebro y los dañan desde el interior.
  • Algunas enfermedades congénitas (síndrome de Marfan, esclerosis tuberculosa, síndrome de Ehlers-Danlos, lupus eritematoso sistémico, enfermedad renal poliquística congénita y algunos otros).
  • Hipertensión
  • Enfermedades autoinmunes que causan daño a las arterias.
  • Aterosclerosis
  • Otras razones, entre ellas: angiopatía amiloide cerebral, tumores malignos, que no necesariamente se localizarán en el cerebro.

¿Qué puede ser un aneurisma de vasos cerebrales?

Existen varios tipos de clasificación de aneurismas cerebrales, en cada uno de los cuales existe algún tipo de criterio de clasificación. Después de determinar cuál de los aneurismas del paciente, puede elegir un tratamiento efectivo y hacer el pronóstico más preciso.

Tipos de aneurismas vasculares según su forma.

El aneurisma es sacular. Este aneurisma ocurre más a menudo que otros, si consideramos solo los vasos del cerebro.

Aneurisma fusiforme Con mayor frecuencia se forma en la aorta, pero rara vez se desarrolla en el cerebro. El aneurisma tiene forma cilíndrica y causa una expansión bastante uniforme de la pared vascular.

Aneurisma exfoliante Tiene una forma alargada y se encuentra entre las capas de las que consiste la pared de los vasos. Muy a menudo, dicho aneurisma también ocurre en la aorta, lo que se explica por el mecanismo de su formación. Se forma cuando hay un defecto en la íntima, donde la sangre comienza a caer gradualmente. Esto conduce a la delaminación de la pared y la formación de una cavidad. En los vasos sanguíneos del cerebro, la presión arterial no es tan grande como en la aorta, por lo que este tipo de aneurisma rara vez se encuentra aquí.

Tipos de aneurismas vasculares según su tamaño. Cuanto más pequeño es el aneurisma, más difícil es detectarlo durante las actividades de diagnóstico. Además, dichos aneurismas no proporcionan una sintomatología significativa. Los aneurismas grandes, a su vez, ejercen presión sobre las estructuras del cerebro y causan los síntomas correspondientes. No es necesario argumentar que un aneurisma pequeño no presenta ningún peligro, ya que todos ellos crecen con el paso del tiempo. Se desconoce qué tan rápido aumentará el tamaño de un aneurisma.

Aneurismas grandes: son aquellos cuyo tamaño excede los 25 mm.

Promedio de aneurismas: su tamaño es inferior a 25 mm.

Los aneurismas pequeños son aquellos cuyo diámetro no supera los 11 mm.

Tipos de aneurismas vasculares según su ubicación. Este criterio está determinado en gran medida por la sintomatología de la enfermedad, ya que cada segmento del cerebro es responsable de ciertas funciones. Por lo tanto, una persona puede sufrir más audición, habla, visión, coordinación, respiración, trabajo del corazón, etc. Los nombres de las especies de aneurismas en este caso se derivan del vaso en el que se encuentra. En relación con esto, hay:

Aneurismas de la arteria basilar (se produce en el 4% de todos los pacientes).

Aneurismas de la arteria cerebral posterior (26%), media (25%) o anterior (45%).

Aneurismas de las arterias cerebelosas inferior y superior.

Dependiendo de cuándo se formó un aneurisma, se aíslan los defectos congénitos y adquiridos. Los aneurismas adquiridos son más susceptibles a las rupturas, lo que se explica por la alta tasa de crecimiento. Por lo tanto, durante el diagnóstico, es altamente deseable determinar el tiempo de formación de la protrusión. Entonces, algunos aneurismas se forman en pocos días y explotan rápidamente. Otros aneurismas, en contraste, pueden durar años y no traicionarse.

Dependiendo de la cantidad de aneurismas, asigne entidades múltiples y únicas. Con mayor frecuencia en el cerebro, se encuentra un solo bulto, en el 85% de los casos. Los factores de riesgo para la formación de aneurismas múltiples son lesiones cerebrales graves, o intervención quirúrgica en sus estructuras (se trata de operaciones globales), así como enfermedades congénitas que rompen la calidad del tejido conectivo. Naturalmente, cuanto más formaciones humanas, peor es el pronóstico.

Published in Sin categoría

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *