Saltar al contenido →

Síntomas de hemorragia en el cerebro

Cuanto más viejos se vuelven nuestros familiares y amigos, más a menudo empezamos a preocuparnos por su salud. Pero a veces, a pesar de todos los esfuerzos, las enfermedades graves dan un golpe inesperado y dejan tras de sí consecuencias graves. Una de las condiciones más peligrosas e impredecibles es un accidente cerebrovascular que ocupa los primeros puestos (no en el mejor sentido de la palabra) en la lista de las principales causas de muerte y discapacidad en muchos países del mundo. El riesgo de apoplejía cerebral aumenta con la edad, según las estadísticas, ya es significativo desde los 30 años, y el 95% de todos los casos ocurre en personas de 45 años o más.

El 80% de las personas que han tenido un accidente cerebrovascular están discapacitadas, para lo cual se necesita la atención adecuada en diversos grados.

Al mismo tiempo, la severidad de las consecuencias depende directamente de cuán oportunamente el paciente haya recibido atención médica. En este caso, el recuento dura horas o incluso minutos, por lo que es tan importante conocer los síntomas de una advertencia de ACV acerca de la aparición de una afección crítica.

Los primeros síntomas de apoplejía del tronco encefálico

A pesar del estereotipo común de la muerte súbita del accidente cerebrovascular, en el 30-50% de los casos esta enfermedad tiene un presagio: un ataque microscópico o isquémico. Debido a que sus síntomas son menos pronunciados que en una gran apoplejía y tienen la propiedad de desaparecer con el tiempo, las personas no siempre asignan un significado serio al ataque isquémico. Esto es muy frívolo, porque después de ella, durante varios meses o años, el paciente casi siempre experimenta un derrame cerebral, si con el tiempo no tomará medidas para prevenir la enfermedad.

Vamos a enumerar los síntomas de un accidente cerebrovascular y un micro accidente cerebrovascular:
mareos regulares combinados con fuertes dolores de cabeza, náuseas y vómitos;

  • pérdida de memoria temporal;
  • trastornos temporales del habla;
  • violaciones de las funciones motoras en las extremidades;
  • estados de desmayo.

Cada síntoma individual enumerado anteriormente puede no estar relacionado con la proximidad de un accidente cerebrovascular o un micro accidente cerebrovascular, pero su totalidad debe servir como una señal para el tratamiento inmediato en el hospital.

Varios otros signos indican la presencia de una afección aún más grave asociada con la alteración de la circulación cerebral. Los síntomas de un accidente cerebrovascular cerebral extenso son los siguientes trastornos en el cuerpo:

  • la extinción de la conciencia hasta su pérdida completa;
  • dolor de cabeza
  • convulsiones;
  • parálisis o parálisis parcial de los músculos de las extremidades;
  • parálisis de los músculos faciales con asimetría pronunciada (por ejemplo, el paciente no puede sonreír uniformemente; por un lado, la esquina de los labios se dirigirá hacia abajo);
  • habla, memoria, visión.

Para reconocer el trazo a tiempo, hay un sistema simple y efectivo. Es suficiente preguntar al paciente:

sonrisa (la asimetría de una sonrisa es una clara señal de un derrame cerebral);
mostrar el lenguaje (la curvatura de la lengua es también un síntoma vívido);
hablar (en la mayoría de los casos, el paciente no puede pronunciar una oración de manera coherente);
levante ambas manos (con golpes, los brazos se elevan desigualmente);
Cuéntese sobre usted (a menudo el paciente no puede recordar dónde está, cómo se llama, etc.).

A pesar de lo repentino del ataque, el ataque cerebral no ocurre sin una causa, tiene sus requisitos previos asociados con las características congénitas o las enfermedades existentes.

Razones para el ONMK

El trazo es de dos tipos, la ocurrencia de cada uno se debe a sus causas.

Un accidente cerebrovascular isquémico ocurre como resultado de una coagulación de los vasos sanguíneos del cerebro con un trombo. La sangre deja de fluir a las áreas cercanas, por lo que las células del cerebro, sin oxígeno, inevitablemente mueren. Este es uno de los tipos más comunes de apoplejía cerebral, su participación en la masa total de dichas enfermedades es del 80-85%. En riesgo están aquellos cuyos vasos son por una u otra razón propensos a los coágulos de sangre: personas con niveles altos de azúcar en la sangre, fumadores, que sufren de aterosclerosis. Aquellos que sufren un aumento de la viscosidad de la sangre, también prestan especial atención al cumplimiento de las medidas para prevenir el accidente cerebrovascular.
El accidente cerebrovascular hemorrágico se caracteriza por la ruptura del vaso y la hemorragia en el cerebro. El flujo de sangre daña las células cerebrales, causa dislocaciones, hematomas e hinchazón de los tejidos, lo que a su vez conduce a la muerte celular del órgano. La causa del accidente cerebrovascular hemorrágico es la ruptura de la pared del vaso, en el 80% de los casos es causada por la hipertensión, en particular, la crisis hipertensiva. Otras causas comunes son la aterosclerosis, diversas inflamaciones del cerebro, enfermedades de la sangre.
En cualquier caso, después de un accidente cerebrovascular, algunas de las células cerebrales no pueden funcionar, lo que conduce a una limitación de las capacidades del paciente dependiendo de la magnitud del daño.

Consecuencias de un infarto cerebral

Desafortunadamente, las lesiones cerebrales rara vez causan consecuencias. En muchos casos, la restauración completa de las áreas dañadas se vuelve imposible, lo que condena a una persona a una discapacidad de por vida. Mucho en este asunto depende de la gravedad de la enfermedad, su ubicación y la provisión oportuna de atención médica.

Published in Alergia

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *